El candidato por la coalición “Juntos haremos historia” para la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, insistió que está a favor de los empresarios que invierte, genera empleos y ayuda en el desarrollo de México, pero esté contra de la corrupción, porque es el cáncer que destruye al país “no estamos en contra de los empresarios de México, no estamos en contra de la iniciativa privada”, expresó.

“no vamos nosotros a pelearnos, lo resumo diciendo zafo, no va a haber pleito con los empresarios, con los empresarios de México muy buena relación vamos a tener siempre, y con todos, amor y paz”.

López Obrador recordó que lo que desde hace muchos ha dicho que el problema de México es la corrupción, el tráfico de influencia, la asociación delictuosa entre políticos corruptos y traficantes de influencias, y “contra eso estamos, porque eso es lo que ha impedido que salga adelante nuestro país”.

Previamente, el candidato resaltó que estamos a pocos días de la elección histórica del día primero de julio, en ese día comenzar una etapa nueva en la vida pública de México, se llevará entre todos y desde abajo, de manera pacífica y sin violencia, una transformación.

Indicó que se establecerá un gobierno de todos y para todos, un gobierno que va a representar a ricos y a pobres, un gobierno que no va a estar sometido, no va a estar al servicio de una minoría rapaz.

El gobierno va a representar a: campesinos, obreros, maestros, integrantes de las clases medias, comerciantes y empresarios, dijo al explicar que ahora el gobierno es como un comité al servicio de un pequeño grupo, de una mafia del poder que se creen amos y señores de México.