Un equipo de neurólogos del Hospital Charité-Universitätsmedizin, Berlín (Alemania), descubrió  que minutos antes de morir nuestro cerebro crea una ola de actividad eléctrica llamada “tsunami cerebral”. 

El estudio dice que la conciencia puede estar presente hasta 5 minutos después de que el cuerpo haya dejado de mostrar algún signo de vida, lo que aumenta la posibilidad de que, el proceso de apagado el cerebro pueda revertirse.  Cuando deja de fluir la sangre las neuronas recurren a las reservas de energía durante cinco minutos antes de apagarse por completo

Dicen que este estudio puede servir en un futuro para aquellas personas que puedan estar en peligro y se pueda utilizar esta información para volver a la vida.