Martin Luther King Jr, 50 años después de su muerte, es homenajeado por  miles de personas que se reunieron el día de ayer frente al balcón del hotel Lorraine de Memphis en el que fue asesinado,así como en todo Estados Unidos, celebrando su vida, su legado, y para seguir recordando su sueño.

Juntos por primera vez, después de medio siglo, el reverendo Jesse Jackson y el exembajador Andrew Young subieron a ese balcón en el que vieron agonizar a sus pies a King, los únicos líderes vivos que quedan de aquel grupo que cambió la historia de los derechos civiles de Estados Unidos.