Chilchota, Mich.- 05 de junio de 2018.- En esta cabecera municipal de Chilchota, enclavada en la Cañada de los Once Pueblos, las tradiciones están más vigentes que nunca; en el Corpus Christi, además de las actividades religiosas, también se muestra al mundo en desfile, los oficios que caracterizan al poblado, como los azahareros, panaderos, los coheteros, agricultores y comerciantes.

Son dos días de fiesta pagano religiosa; cientos, miles de personas se dan cita a los concursos del panal, de arreglo de caballo o de mojigangas, que culmina con el tradicional “harinazo”, donde todos contra todos se lanzan harina; una nube blanca cubre la plaza principal.

Se dice que es una tradición de los panaderos, como una forma de agradecimiento por haberles ido bien durante el año; muchos llegan exclusivamente al “harinazo” y se observan niños, jóvenes y adultos, cubiertos del blanco de la harina; muchos usan anteojos para cubrirse los ojos. No hay una estimación, pero deben ser cientos de kilos de harina que se lanzan unos y otros.

Misas en la parroquia de Santiago Apóstol, bandas de música en el kiosko de la plaza, baile popular por la noche del 31 y el día primero de junio, el desfile de los oficios encabezado por el alcalde Mario Silva Amezcua, luego los concursos y cierra el “harinazo”.

En concurso de panal infantil, ganaron Claudio Diego Barajas, César Gustavo Herrera y Juan Pablo Torres. En la libre, Cruz Armando Herrera Molina, Alejandro Melchor Valdez, y empatados, Juan Molina Jasso y Ramón Aguilar Madrigal.

En arreglo de caballo, en infantil, Ernesto Álvarez, en libre, Manuel Barajas.

En mojigangas, Teresa Chávez, David Aguilar y en empate, José Manuel Álvarez y Luis Hernández Tarelo.

 

RED 113 MICHOACÁN/Lamberto Hernández Méndez