#Columna: #DeathNote, la prueba de que Netflix también se equivoca

Morelia, Mich. 26 de agosto de 2017.- Death Note mostró que Netflix no innova en todo, también comete errores conocidos y vistos en otras empresas productoras, uno  de ellos hacer una mala película live action basada en un anime japonés.

El filme falla en darle profundidad a los personajes principales desde su protagonista, Light (Kira), es un simple muchacho poco popular de la escuela que mata gente con una libreta para impresionar a una porrista de la que se enamora y vagamente le indica que puede tener trascendencia mundial si utiliza la libreta para asesinar delincuentes.

Light termina por ser un prisionero de las circunstancias al ser vehículo los caprichos de Ryuk, el dios de la muerte, que le da la libreta, por ende se vuelve imposible esperar un duelo intelectual con su antagonista, L, un detective, que tratan de vendernos como un superdotado de la investigación, pero queda más como un niño obsesivo y caprichoso.

La hora con 40 minutos que dura la película resulta  poco tiempo para  conectar al público con algún personaje o hábito del mismo, por lo que la obsesión de L por los dulces es algo que está de sobra, así como la afición de Ryuk, que solo comprenden los que vieron el anime.

Entonces, queda claro que el filme no funciona para quienes desconocen el anime y es detestable para quienes sí lo vimos.

En serio, hice el ejercicio de verlo en compañía de personas que no conocían la caricatura que se ha vuelto referencia pop, pero se vieron atraídos por el avance de Netflix, y no oí que nadie emitiera un comentario positivo sobre la trama o actuaciones.

Ya mencioné las fallas generales tiene para quienes no lo compararon con el anime, ahora siguen los reclamos que seguramente tendremos los que si vimos la fuente original.

Las versiones animadas de Light y L, tenían su atractivo como antagonistas debido a que establecieron un enfrentamiento intelectual y moral, en cambio en el filme Light solo es un chico que le hace la tarea a otros chicos por dinero y usó la libreta por una venganza personal y enamoramiento adolescente, mientras que L queda retratado como un muchacho traumado, con problemas para dormir y con adicción al azúcar debido a que constantemente tiene una golosina a la mano, hábito que carece de relevancia y de la aplicación necesaria para generar el interés que generaba en el anime su afición a los marcadores de colores que utilizaba.

Ryuk en esta película es un fallido personaje de terror, cuando en el anime era un personaje hastiado de la eternidad y deseoso de divertirse con el libre albedrío de los jóvenes.

La familia de Light aportaba peso a la trama, así como el personal de la policía que trabaja con el padre de éste en la investigación del caso, en la película se ahorran el uso de la imaginación al dar soluciones fáciles como hacer a Light huérfano de madre, hijo único y a su padre un agente que trabaja solo.

La verdad no recomiendo ver este filme, su principal virtud es que no dura mucho.

RED 113 MICHOACÁN/Javier Magaña 

Te puede interesar

Salma Hayek entre las nominadas a mejor actriz de los premios Spirit

22 de noviembre de 2017.- La romántica cinta sobre el paso a la adultez “Call …