En realidad, los cacahuates japoneses no fueron creados en Japón, si no más bien, en 1945 un migrate japonés en México de nombre Yoshigei Nakatani los creo al freír las semillas en pasta de harina y salsa de soya.

Los cacahuates se hicieron populares ya que Yoshigei los vendía en su carrito en el barrio de La Merced en CDMX y así creció hasta que ahora su negocio se convirtió en la marca Nipon.

En Japón los “cacahuates japoneses” son conocidos como “cacahuates mexicanos”.