Kalamata, así se llama el plan que Apple esta realizando para crear sus propios chips, aún se encuentra en las primeras etapas de desarrollo, pero su intención es hacer que todos los dispositivos de Apple, incluidos Macs, iPhones y iPads, funcionen de manera uniforme, similar e integrada.

Apple proporciona a Intel aproximadamente el 5 por ciento de sus ingresos anuales, y con esto, ya no necesitaría de sus servicios, siendo esto un golpe para la economía de Intel. Actualmente, todos los iPhones, iPads, Apple Watches y Apple TV utilizan procesadores diseñados por Apple y basados ​​en la tecnología de Arm Holdings.

Al usar sus propios chips, Apple podría integrar más estrechamente nuevo hardware y software, lo que podría resultar en sistemas con una mejor duración de la batería, similar a los iPads, que usan chips de Apple.