Francia. 10 de enero de 2018.- Mientras en Estados Unidos crece el protagonismo de los movimientos feministas, en Francia ocurre todo lo contrario. La actriz Catherine Deneuve y otras cien artistas e intelectuales firmaron una carta pública editada hoy por el diario galo Le Monde, en el que acusan al movimiento MeToo -surgido a partir de las denuncias de acoso sexual del productor de Hollywood Harvey Weinstein- de promover el puritanismo, crear un clima “totalitario” y socavar la libertad sexual.

El colectivo de mujeres, encabezadas por Deneuve, sostiene que MeToo ya generó que “muchos hombres hayan sido sancionados en su trabajo por el único error de tocar una rodilla, intentar robar un beso o hablar sobre cuestiones íntimas durante un almuerzo profesional”, según informó el medio especializado Variety.

Las firmantes aseguran que las denuncias registradas en las redes sociales se asimilan a “una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia individuos a los que no se deja la posibilidad de responder o de defenderse”.

“La violación es un crimen pero flirtear insistente y torpemente no es un crimen y la caballerosidad no es una agresión machista”, señala la carta que se opone al movimiento surgido en Hollywood a partir de las denuncias de acoso en contra del productor Weinstein y que tuvo otros personajes sindicados de abuso como Kevin Spacey, Louis CK y Dustin Hoffman.

“Esta fiebre de enviar a los ‘cerdos’ al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, sirve en realidad a los intereses de los enemigos de la libertad sexual, a los extremistas religiosos, a los peores reaccionarios y a quienes estiman (…) que las mujeres son seres aparte, niños con una cara adulta, que reclaman ser protegidas”.

Con información de Clarín