El portar web de Hipertextual, mencionó que Apple depende de LG y su mayor enemigo, Samsung, para poder obtener las pantallas OLED que adquiere cada iPhone X. Para no darle ventaja a una compañía sobre la otra, obtienen 50 y 50 de cada compañía.

Desgraciadamente, seguirá adquiriendo más pantallas OLED de Samsung, ya que LG no le ha dado el ancho, no le ha entregado la producción ni las pantallas de la calidad como la de su compañía rival, así que por lo mismo, dicha empresa se quedará con $100 dólares por cada iPhone.